Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 31 de julio de 2011

La Yoli


La Yoli tenía mañas de vieja, para tener sesenta y dos años, uno no es viejo a esa edad. ¿Cómo estaré yo en ese tiempo? decía su nieta Ramona .Que entre otras cosas me contó que la vieja ingrata llamaba a su hija para decir que en esa casa no se le daban de comer. Era mentira porque yo vi a Ramona cocinar muchas veces mientras le cebaba mate. Una cosa graciosa era cuando los martes y domingos concurría al culto y volvía tarde. Ramona estaba furiosa por que la Yoli le contaba todo lo que había comido en la reunión, todo lo que precisamente le había prohibido la Dra. para su diabetes. Después amanecía descompuesta. Y Ramona llamaba a un remís para llevarla a la guardia del hospital para que un médico la revisará. Los lunes eran siempre igual.

Una vez que debía ir a sacarse sangre la vieja no fue. Y Ramona había faltado a su trabajo para llevarla. El pretexto fue que había comido mucho en la iglesia.
La vieja era una viva, se las sabía todas. Ella se cansó de Ramona y Ramona de ella. Un día se fue de la casa. Ramona le pagó el alquiler en un sucucho a unas cuadras de su casa, tiempo después que se instaló, Ramona me contó que visitó el lugar, y la habitación tenia humedad, las paredes descascaradas y lo peor de todo; el baño estaba afuera. La pobre Yoli contenta porque Ninoska,la sinvergüenza que le alquilaba le había prestado un grabador que era más arcaico que ella. Me daba bronca por todo lo que Ramona me contaba y saber que esta otra vieja se aprovechaba de la abuela de Ramona.

Meses más tarde la dueña de la pocilga le cobró el doble de lo que le habían acordado al principio. Con la excusa de que las cosas habían aumentado últimamente. Ramona asiduamente le llevaba víveres a su abuela porque sabía que ella ganaba $150 de un plan de gobierno. También trabajaba toda la semana como empleada domestica a pesar de la edad que tenia se rompía el lomo. Ramona la ayudo en todo lo que pudo y más. La Yoli expresaba que estaba feliz de estar ahí sola por que nadie la molestaba, ella fue una vieja desagradecida a pesar de que la Ramona le abrió la puerta de su casa y le dio de comer. El día que Yoli cobró el plan nos pidió que la acompañáramos al supermercado, nosotras no nos negamos Yoli compro más de diez paquetes de galletitas que ella le gustaba, yogures, pollo, no sé cuantas otras cosas más. Esa fue unas de sus tantas actitudes que me abatieron y a Ramona también. Porque la vieja llenaba la heladera y Ninoska que le cobraba el alquiler venia almorzar con ella o sea se invitaba sola. Lo terrible fue que cuando llegó el invierno la Yoli en vez de pedirle ropa de cama y frazadas a su nieta le pidió a la vieja Ninoska, esta vieja se las cobró como alquiler de prendas. Cuando Ramona se enteró le tiró las sabanas y las frazadas por la cabeza. Y le fue a comprar unas a su abuela.
Un lunes que Ramona salió más temprano del trabajo le llevo los víveres y la fruta a su abuela. La puerta estaba cerrada con llave, nadie contestaba. Solo se escuchaba la vieja radio .Se veía que la llave estaba en la cerradura. Ramona llamó por teléfono a la dueña, esta tardó en venir porque estaba llegando de Buenos Aires. Cuando lograron abrir la puerta la Yoli estaba helada, estaba muerta.

lunes, 25 de julio de 2011

Me harté y renuncie



Estuve casi un año en ese trabajo que atendía a la mujer diabética, ¿te acórdas? ¡Si te conté!, que me harte, ella desvariaba. Resulto ser que la mujer le metía púa a su esposo en mi contra. Era diabética y comía a escondidas (como todo diabético, que prefiere morir atragantado que privarse de lo que le gusta) pero le decía al marido que yo la obligaba a comer. La bestia era ella. Mentía y decía cosas que sinceramente no eran ciertas. Lo peor de esto era que el creía. Y para entrar más en detalle: en vez de pagarme cincuenta pesos por semana me pagaban treinta. Entonces me fui. Cuando avise que me iba el viejo me pidió que le firmara unos papeles. Yo firme sin negarme. Querían asegurase que no reclamará nada ante un abogado. Justo estábamos planeando ir de vacaciones a la costa. Digo estábamos porque ellos me llevaban.
Pero ni siquiera lo lamente...


Foto de Florencia Tejeda

lunes, 11 de julio de 2011

Preparándome para la vida

Mi amiga siempre está sumergida en un día que todos los días de su vida se repite una y otra vez. El padre de su hija el abandono mientras a ella le crecía la panza. Su madre es obsesiva, mal humorada, y autoritaria. Últimamente su carácter se agrava más tiene todas las características de una paciente esquizofrénica.
Mi otro amigo engaña a su esposa pero le trae obsequios caros de Galerías Pacifico. Ella no se da cuenta o no quiere darse cuenta.
Mi bisabuela falleció de cáncer, era tarde cuando le informaron el maléfico diagnostico. Otro cercano a la familia de treinta y pico de años está muriendo de la misma enfermedad. Mi tía también murió con solo veinti un años y todo una vida por delante, ¿Sus familiares no hicieron nada por ella? ¿O solo se ocuparon de rezar? el médico hizo todo lo que puedo, en menos de tres meses la enfermedad la devoró, como un monstruo hambriento, yo la vi en el hospital y su cara estaba desfigurada, su labios estaban paspados,quebrajeados, se caía su cabello y estaba cada vez más delgada, se le notaban los huevos. ¿Y hubiesen ido menos al curandero y cuanto chanta recomendado ella se hubiese salvado ,ni siquiera lo intentaron .Ella estaba comprometida ,tenía su casita .Estoy segura que ella soñaba con tener muchos hijos sentados a su mesa junto a su esposo a la hora del desayuno. ¿Se hubiese salvado con la transfusión de sangre que sugerían los especialistas?... no lo sé... tal vez sí, pero hay una religión que no acepta ese tipo de tratamientos y la dejaron morir como un perro, sí como un perro. ¡Que injusto!Yo o voy a bajar los brazos seguiré peleando con esta enfermedad.
Y todavía no fui al psicólogo tengo tanto guardado en alguna parte de mi, intente retomar terapia con mi Dra. Pero llame decenas de veces y ese número pertenece a una casa de familia, busque su números en guías amarillas, e internet, creo que se mudo de consultorio y no me aviso. Cuando viaje a Buenos Aires la visite en el consultorio del quinto piso de la calle Corrientes .Solo halle un silencio total, el portero del edificio era nuevo y no supo informarme. Hace unas semanas atrás, recuerdo que era domingo leí el diario cada tanto me gusta leer el diario de versión impresa aunque lo puedo hacer por internet nada es comparable con hojear una y otra vez la misma página, me gusta el aroma a tinta y que gusta que me queden los dedos negros. Y esta maldita costumbre que tengo de leer el diario desde atrás para adelante ví: el pronosticó, los chistes y también leí los anuncios fúnebres y fue ahí cuando me quede pasmada el nombre y el apellido de mi terapeuta figuraba en uno de esos anuncios de 3 x 5, y releí la carta que me había mandado después que me mude, donde me invitaba a seguir preparándome para la vida ...